Navidad es la época perfecta para ser más amable, para mostrarles a las personas que todavía queda bondad  y empatía en el mundo, en dónde debemos hacer más por el prójimo, ayudar y respetar sin esperar nada a  cambio.

Como mamá me preocupa que mis hijos no sientan la Navidad como es debido, no solo arreglados en una mesa especial y  recibiendo regalos, sino viviendo actos reales de gentileza con los más necesitados.

¿No sabes cómo o dónde empezar?,

He preparado el siguiente  listado con algunas ideas de actividades que puedes hacer  junto con los más pequeños en casa, para que el discurso empático sea vivencial:

  • Sonríe a un desconocido. Nunca subestimes el poder de una sonrisa en alguien que ha tenido un mal día.
  • Arreglen separadores con mensajes positivos para que sean acomodados en  biblioteca de la escuela.
  •  Preparen bolsitas de dulces y repártelas junto a mensajes de esperanza en las calles cercanas a casa .
  • Hay gente que pasa frio….selecciona abrigos /chamarras  para donar.
  • Siempre hay tiempo para ser agradecido. Escriban notas agradecimiento para las personas que brindan algún servicio, ya sea en casa o el colegio.
  • Se acabarán pronto las clases, llévale café y galletas a la maestra.
  • Invita a casa a algún niño con quien tus hijos no convivan tanto y disfruten de una tarde de juegos
  • Esconde libros para que alguien se sorprenda al encontrarlo.
  •  Selecciona ropa y juguetes en buenas condiciones para donar.
  • Preparen la cena de Nochebuena en familia. Compartan alimentos con personas más necesitadas y que no tengan la suerte que tú tienes.

     

¿Qué te parecieron? ¿lo ponemos en práctica?

Anuncios