En lo personal, siempre he relacionado el principio de un año con la sensación que tenía de niña al comenzar a escribir en un cuaderno nuevo, sin importar como terminé el cuaderno anterior…

Hoy que estamos a días de cerrar el 2016, en definitivo es tiempo de tomar conciencia, de hacer retrospección y de hacer un balance entre nuestros logros y procesos pendientes a fin de cerrar ciclos, avanzar y seguir con lo que viene para nosotros en el próximo año; liberar lo viejo y aferrarnos a lo nuevo.

Para ayudarnos a la reflexión he preparado una serie de preguntas que seguramente ayudarán a estimular el proceso:

  • ¿Qué fue lo mejor que te ha pasado durante el 2016?
  • ¿Cuál fue el mayor reto enfrentado?
  • ¿Cómo creciste espiritual y emocionalmente este año?
  • Describe el 2016 en 3 palabras
  • ¿Qué te hubiera gustado haber hecho y no hiciste?
  • ¿Qué fue lo que más disfrutaste durante el 2016?
  • ¿Cuál fue el mayor aprendizaje o lección aprendida en este año?

12 meses han pasado ya, el analizar y meditar te ayudarán a revisar los sucesos negativos como un aprendizaje y a identificar en tu memoria acontecimientos positivos a fin de mostrar gratitud y  terminar el año como una versión mejorada de nosotros mismos.

Aprovecho esta publicación para agradecerte la oportunidad que me has dado durante estos meses para que yo pudiera cumplir con uno de mis sueños.

Muchas gracias 2016,  Bienvenido  2017

 

Anuncios