Verano por la mañana, mis niños siguen de vacaciones, la casa parece zona de guerra; juguetes  por todos lados, trastes fuera de su lugar  y  libros que esperan por ser forrados y etiquetados.  Me levanto como puedo, soy un desastre; fue una noche de insomnio pensando en deberes, pendientes, oportunidades negadas y nuevos proyectos. Mis ojos están hinchados más de lo normal, el cabello  desordenado con un par de canas rebeldes,  mis cejas tienen rato sin ser depiladas y no recuerdo cuando fue la última vez que me hice la manicura.

580897_427318190665907_126531685_n¡Sí que la rutina me ha cambiado! Anteriormente siendo mamá en oficina,  solía tener el maquillaje y peinado perfecto, me gustaba usar trajes sastres, vestidos, accesorios  y no salía de casa sin un buen tacón.  Y es que cuando empecé  a pasar mucho tiempo en casa, me fui acostumbrando a no arreglarme como lo hacía antes y fue más tentador pasar los días en tenis,  camisetas y leggins deportivos.

Alto, ¿qué paso?, yo no soy así…

Me gusta estar cómoda pero no sentirme mal por como luzco  y si bien yo soy más que un vestido, un tacón o un labial, debo admitir que llegará un momento en que la  forma en la que visto o me veo, me afectará. Por ello me di a la tarea de adaptar mi rutina como mamá trabajadora a mi nueva realidad y quedaron los siguientes puntos que espero te sirvan como me han servido a mi:

  • Invierte en un buen corte de cabello, pero se flexible cuando no tengas tiempo, siempre podrás recurrir a una cola de caballo bien estilizada
  • Viste de acuerdo a tu edad y talla.
  • Cuida e hidrata siempre tu piel, no olvides usar protector solar.
  • Los trajes deportivos (pants, leggins, tops y camisetas) solo son para hacer ejercicio, no para la vida diaria.
  • Crea una rutina simple de maquillaje. Enfócate en lo que sabes te hace lucir bien, en mi caso uno poco de rímel y color en las mejillas hacen la diferencia.
  • No subestimes el poder de unos jeans y una blusa linda.
  • Di si a los vestidos, aunque estemos en casa. Muchas veces preferimos no ponernos ropa linda por temor a maltratarla  pero si no es ahora ¿cuándo? (Ojo siempre guarda ESE vestido único para una ocasión especial)
  • Se organizada y podrás arreglarte en menos tiempo
  • No todo es lo que nos ponemos, sino nuestra actitud frente a la vida, no debemos descuidarnos, dejarnos o abandonarnos, ni por ser un mal día, ni por  caer en una rutina de hijos y trabajo en casa.
Anuncios