#MOMZILLA | La Peor Señora del Mundo

 

La maternidad si que puede ser dura.

Amo a mis hijos, amo estar en casa con ellos, pero siendo honesta hay días es los que estoy tan exhausta que pierdo fácilmente la paciencia, especialmente cuando la casa esta “patas arriba”: Después de estar todo limpio, en un abrir y cerrar de ojos, volver a entrar  a la cocina y ver platos sin lavar, montones de tuppers casi vacíos en el refrigerador, habitaciones que parecen campo minado entre balones, legos, libros y calcetines sucios.

No te voy a negar que en ocasiones el cansancio cobra factura; soy una lunática que levanta la voz mucho más de lo debido y  termino por  perder mi capacidad de pensar y actuar como un adulto,  sintiéndome literalmente la peor señora del mundo

¿Cuál es el aprendizaje de esta situación?,  ¿por qué me estoy ventaneando?

Tengo 3 hijos, esto significa que mi casa  está viva y respirando y el número de toallas tiradas en el baño no me definirán como buena o mala madre, pero si lo hará el cómo yo haga sentir a mis hijos.

Está bien enseñar responsabilidad, orden, limpieza y trabajo colaborativo e involucrar a todos los integrantes de la familia en  las actividades domésticas. Esta perfecto manejar horarios,  corrección y disciplina pero siempre hacerlo en un marco de amor, respeto y paciencia.

He asumido la tarea de que todo marche correctamente en casa y a mi manera creo que va fluyendo. Quizá no soy una mamá o un ama de casa perfecta, pero ¿sabes qué?, no tendría por qué serlo siempre que pueda disfrutar un café recalentado durante los 10 minutos que duran las cosas en su lugar, antes de que regresen mis muchachos a casa

Salud

 

 

Anuncios

FELIZ ANIVERSARIO

Apenas y puedo  creer que haya pasado ya un año desde que inició esta aventura, en donde me sacudí el miedo  y  me atreví a publicar mi primer entrada en  este blog.

No te voy a mentir,   estaba realmente ansiosa  y llena de temores y nervios;  No sabía si recibiría críticas, si era una buena decisión la que estaba tomando o bien si  sería el tipo de proyecto que tenía en mente…..Lo que si puedo asegurar , es que después de dos intentos fallidos, la tercera fue la vencida y hoy un año después,  creo que fue lo mejor que pude haber hecho.

Como ya les platiqué anteriormente,  la idea de comenzar un blog surgió como una manera de poder “autopromocionar” el proyecto que iniciaba como mamá emprendedora, sin embargo el objetivo cambió y  fue aquí que descubrí un  espacio creativo en dónde podía conectarme  con muchos de ustedes,  a través de publicaciones de temáticas  que impactaban de alguna manera en mi vida.

Durante este primer año he aprendido muchísimas cosas pero entre las que destaco principalmente y  por mi trabajo como mamá de tiempo completo; la capacidad de organizarme  y manejar el tiempo, (escribir o grabar cuando mis niños duermen y  he terminado mis pendientes en la casa),  perfeccionar mis  habilidades de comunicación, dicción, redacción y  edición.

En este año además encontré  que nunca es tarde para descubrir  nuevas pasiones,  que no estoy sola y estoy bien cobijada  por una comunidad de blogueros de todo el mundo, siempre dispuestos a retroalimentarme, a instruirme y a colaborar  sin envidias o recelos.

Este sin lugar a dudas ha sido un gran año  y no pudiera serlo sin el apoyo de mi esposo y mis hijos de  quien estoy profundamente agradecida. Gracias a todos ustedes, mis cinco lectores  por tomarse un poquito de su tiempo para leer o compartir alguna entrada, por escribir palabras de aliento o alguna sugerencia, por darme seguimiento y comentar en redes sociales , pero sobre todo por su amistad.

Sé que aún hay mucho por aprender y mejorar, pero agradezco que sigas acompañándome mientras sigo  construyendo un sueño.

MAMÁ “MULTITASKING”|10 Consejos para lograrlo

Soy mamá de tres, paso tiempo completo en casa y ya me he acostumbrado a estar haciendo varias actividades al mismo tiempo, a veces interrumpiendo una cosa para seguir con otra y después volver a priorizar para determinar con que continuar.

Si bien hoy no imagino pasar mis días atrás de un escritorio,  tengo que confesar que siento la constante necesidad de seguir retándome profesionalmente y con ello  se ha vuelto un poco  más complicado el arte de realizar más de 3 tareas simultáneamente;  Ser mamá y esposa, profesionista, docente  y emprendedora.  Hoy tengo los siguientes consejos que he intentado aplicar en mi estructura y logística diaria:

  1. Llénate de listas. Que es lo que tienes que hacer, cuáles son tus pendientes, citas a acudir, cuentas por pagar etc.
  2. Lleva una agenda y un calendario (con información de tus actividades y la de tus hijos)
  3. Siempre cuenta con una red de apoyo, recuerda se vale pedir ayuda. En nuestro caso es mi esposo con quien puedo contar ya sea delegando responsabilidades o pidiendo apoyo para alguna actividad en particular.
  4. Ser Organizada
  5. Limitar distractores
  6. Establece tiempo para la realización de ciertas actividades. (Actividades domésticas durante la mañana, laborales por las tardes mientras los niños realizan tareas y los hobbies o programación de redes sociales cuando la familia duerme.
  7. Establece prioridades
  8. Establece tiempo para ti. Yo aprovecho las mañanas cuando los niños están en el colegio, la beba aun duerme, me regalo los 50 minutos más largos de la historia para un café, un libro y un buen baño
  9. Aprender a hacer renuncias y decir no.
  10. Se flexible, no siempre salen las cosas en el tiempo y en la forma en la que queremos. (Finalmente ahora yo soy la CEO de esta compañía)

Definitivamente ser multitasking no es fácil y quizá en el afán de querer tener todo bajo control cometa muchos errores y mi casa se convierta en un tremendo caos, pero no me preocupo porque nada  será más importante que el tiempo con mis hijos, la salud y la unidad en mi familia.

 

MAMÁ ESTÁ OCUPADA | Tips para lucir y sentirte linda.

Verano por la mañana, mis niños siguen de vacaciones, la casa parece zona de guerra; juguetes  por todos lados, trastes fuera de su lugar  y  libros que esperan por ser forrados y etiquetados.  Me levanto como puedo, soy un desastre; fue una noche de insomnio pensando en deberes, pendientes, oportunidades negadas y nuevos proyectos. Mis ojos están hinchados más de lo normal, el cabello  desordenado con un par de canas rebeldes,  mis cejas tienen rato sin ser depiladas y no recuerdo cuando fue la última vez que me hice la manicura.

580897_427318190665907_126531685_n¡Sí que la rutina me ha cambiado! Anteriormente siendo mamá en oficina,  solía tener el maquillaje y peinado perfecto, me gustaba usar trajes sastres, vestidos, accesorios  y no salía de casa sin un buen tacón.  Y es que cuando empecé  a pasar mucho tiempo en casa, me fui acostumbrando a no arreglarme como lo hacía antes y fue más tentador pasar los días en tenis,  camisetas y leggins deportivos.

Alto, ¿qué paso?, yo no soy así…

Me gusta estar cómoda pero no sentirme mal por como luzco  y si bien yo soy más que un vestido, un tacón o un labial, debo admitir que llegará un momento en que la  forma en la que visto o me veo, me afectará. Por ello me di a la tarea de adaptar mi rutina como mamá trabajadora a mi nueva realidad y quedaron los siguientes puntos que espero te sirvan como me han servido a mi:

  • Invierte en un buen corte de cabello, pero se flexible cuando no tengas tiempo, siempre podrás recurrir a una cola de caballo bien estilizada
  • Viste de acuerdo a tu edad y talla.
  • Cuida e hidrata siempre tu piel, no olvides usar protector solar.
  • Los trajes deportivos (pants, leggins, tops y camisetas) solo son para hacer ejercicio, no para la vida diaria.
  • Crea una rutina simple de maquillaje. Enfócate en lo que sabes te hace lucir bien, en mi caso uno poco de rímel y color en las mejillas hacen la diferencia.
  • No subestimes el poder de unos jeans y una blusa linda.
  • Di si a los vestidos, aunque estemos en casa. Muchas veces preferimos no ponernos ropa linda por temor a maltratarla  pero si no es ahora ¿cuándo? (Ojo siempre guarda ESE vestido único para una ocasión especial)
  • Se organizada y podrás arreglarte en menos tiempo
  • No todo es lo que nos ponemos, sino nuestra actitud frente a la vida, no debemos descuidarnos, dejarnos o abandonarnos, ni por ser un mal día, ni por  caer en una rutina de hijos y trabajo en casa.